• Julia

¿Qué es una editorial tradicional independiente?

Comparémosla con la autopublicación y la vanity publisher


Hola, aquí Julia.


Antes de empezar esta cháchara quiero aceptar que estoy navegando por aguas complejas y muy muy profundas. Pero me resguardo un poco en la idea de que, al final del día, ¿qué dentro del mundo editorial no es profundo y complejo?


Los modelos de negocio detrás del mundo editorial son varios y, encima, confusos. Así que intentaré explicar en arroz y habichuelas algunos de estos modelos, con la intención de resaltar UNO en especial, llamado editorial tradicional independiente. (En realidad, no sé bien si lo conocerán por ahí como “editorial tradicional independiente”, pero, así lo mencionaré aquí para delimitar lo máximo posible este modelo editorial).


Empecemos.


Cuando hablo de editorial tradicional independiente me refiero a esa editorial que basa su negocio en la comercialización de libros, en cualquier formato, a través de la adquisición de derechos de autor. Esta es la definición general. Ahora me embarcaré en una mucho más detallada. Para esto, utilizaré otros modelos de negocios, como la autopublicación y la vanity publisher.


Quizá quiero virar un poco la tortilla, y empezar a definir el modelo tradicional e independiente, partiendo de las definiciones de autopublicación y vanity publisher, para que vean antes lo que NO es una editorial tradicional independiente. Importante: no entraré en detalles sobre qué modelo de negocio es mejor, o más lucrativo. Solo quiero mostrarles de forma muy general de qué van estos dos modelos. Veamos qué tal me sale el experimento:


Autopublicación

Cuando una persona autopublica su obra quiere decir que corre por su cuenta invertir (dinero y tiempo) en la producción editorial y en el mercadeo y la distribución de su libro. Esta persona contrata editores, correctores, diseñadores editoriales, expertos en mercadeo… todo lo que necesite para producir el libro y llevarlo a los lectores. No quiero que lo tomen MUY literal, pero podría decirse que esta persona estará “sola” en este camino, y ya verán a qué me refiero.


Vanity publisher

Aquí hablaremos de una empresa, no de la persona que crea la obra. Vanity publisher es una editorial que publica autores mediante la venta de servicios editoriales. Ofrece su sello editorial, pero el autor debe costear ciertas fases de la producción, o quizá del mercadeo, o quizá de la distribución (no hay un modelo estándar dentro de las vanity publishers). ¿Qué papel juega el autor en este modelo de negocio, y en qué se diferencia de la autopublicación? Aquí, la persona a publicar su obra no correrá 100% con la inversión del tiempo y el dinero. La editorial es posible que le ofrezca pagar “algo”, y también ofrecer apoyo durante el mercadeo y distribución.


Como pueden ver, estos son dos modelos de publicación de libros. De hecho, son modelos muy populares hoy día, porque han hecho posible que las personas que quieran publicar sus libros no tengan que esperar por la famosa carta de aceptación o rechazo de parte de las editoriales. (Importante, y aclaro: no porque sean “populares” quiere decir que sean mejores, o peores que cualquier otro modelo).


Y hablando de “cartas de aceptación”, creo que ahora sí puedo hablar sobre la editorial tradicional independiente.


Editorial tradicional independiente

Nota aclaratoria: llamo a este modelo de negocio “tradicional independiente”, porque quiero diferenciarlo de otro modelo, que sí sigue la línea tradicional, pero no es “independiente”, cuando hablamos de decisiones editoriales y de financiamiento. ¿Han escuchado de las “Big Five Publishers”? Estas son Penguin/Random House, Hachette Book, Harper Collins, Simon and Shuster y Macmillan, y son editoriales tradicionales, pero NO son independientes, porque, o dependen de una empresa matriz, o no pueden tomar decisiones editoriales libremente, porque tienen que llegar a acuerdos con otros departamentos, o superiores.


La primera característica del modelo tradicional independiente es que, como mencioné, basa su negocio en adquirir obras, obteniendo los derechos de autor para “explotar” la obra adquirida en diferentes formatos (libro impreso, eBook, audiolibro…). La forma más sencilla de reconocer este modelo de negocio es que al autor no se le cobrará JAMÁS, ni un centavo, por producir, publicar, distribuir y mercadear su libro. Todo lo contrario: la editorial le pagará un adelanto, con motivo de las regalías.


Así, entonces, la editorial correrá con todos los gastos, y, por ende, con todo el riesgo que supone invertir en su libro.


A este modelo le llamamos “tradicional” porque es el que predominó por mucho tiempo en el pasado. De este modelo es que se origina la conocida acción de “esperar por la carta de aceptación de la editorial” (también, de sufrir por el rechazo de una editorial).


En cuanto a eso de “independiente”, lo traigo a colación porque, con la llegada de las empresas grandes, como las Big Five, existe la necesidad de catalogar todas estas empresas tradicionales en más renglones. Mientras que las Big Five publican cientos y cientos de libros al año, y muchas reciben financiamiento de su empresas matriz, existen las editoriales independientes, que se forman, crecen y sobreviven con lo que producen día a día, bajo un cuidado editorial excepcional y poniendo el ojo (y el mercadeo) en un nicho. Esto último, de hecho, es la mejor definición de “editorial independiente”: el cuidado editorial, y publicar para un nicho. Estas empresas independientes pueden permitirse cuidar más, y mejor, lo que publican, porque “no les deben nada a nadie”; no hay, por ejemplo, una amplia jerarquía empresarial que les exija deadlines imposibles, o que anteponga un departamento de mercado al contenido de una obra.



Y, en aspectos generales, esto es una editorial tradicional independiente. Un modelo que recibe manuscritos y evalúa si tienen potencial literario y/o comercial, luego adquiere los derechos de autor del manuscrito que más le guste y, finalmente, apuesta a este en todos los aspectos. Siempre, claro está, cuidando muchísimo la calidad del libro y apostando por un nicho de mercado, sea cual sea.


¿Vieron cuánto había que navegar para poder explicarles de qué va este modelo editorial?


Espero que con toda esta lata puedan tener más claro, no solo lo que es una editorial tradicional independiente, sino lo que NO es. La idea oculta-no-tan-oculta, es que, a la hora de decidir que quieren publicar un libro, puedan conocer las diferentes vías que existen y seleccionar la que mejor se adecúe a ustedes.


Y eso es todo. ¡Hasta la próxima cháchara!


---

Página legal: ¿Qué pitos toca en un libro?


Para muchos, la página número 4 de un libro es un enigma. Pocos se detienen a mirarla porque, 1. “¿Qué rayos querrá decir?” y 2. “Tengo apuro por leer la historia”. Y, no pasa nada… está bien si decides que no necesitas conocerla. PERO, para esas personas curiosas (así como yo, que lo quiero saber todo), hoy vamos a bailar un poco por entre las líneas de esta página que está en todos los libros del planeta. Leer más… Leer más...

57 visualizaciones0 comentarios