• Antonia

¿Tus personajes son únicos?



Una bailarina de ballet lleva tutú rojo. Una anciana tiene el pelo blanco amarrado en una cebolla. Un cura lleva un crucifijo colgando del cuello. Todo esto describe sin duda a personajes de cualquier historia, pero, ¿qué más nos dice sobre su caracterización?, ¿qué los hace singular?


Pues, la verdad, no mucho, pero veamos ahora:


Una bailarina de ballet lleva un tutú rojo con el ruedo roto. Una anciana tiene el pelo blanco amarrado en una cebolla impecable. Un cura lleva un crucifijo colgando de su cuello curtido.


¿A que podemos hacernos una idea más precisa sobre su caracterización?


La creación de personajes únicos es un trabajazo que requiere práctica y mucha lectura. Práctica para volverlos cada vez más y más reales, y lectura para saber cómo lo hacen otros y copiarlos (de forma gentil). Prácticamente estamos delineando seres humanos ficticios, con todas sus complejidades, tanto físicas como psicológicas. Si lo vemos de este modo, es parapelos.


Para saber cómo va la creación de nuestros personajes, y si estos tienen una caracterización única dentro de la historia, hay que analizar estas cuatro "c":


  1. cómo hablan

  2. cómo lucen

  3. cómo actúan

  4. cómo piensan


Estas características no son inmutables, así que, tal como ocurre con nosotros los seres vivos, las personas ficticias pueden cambiar a lo largo de la historia. Es en el transcurso de la trama, además, donde el lector los conocerá, de forma directa o indirecta, a través de los diálogos y eso que nos cuenta el narrador.


¿Será que analizamos algunos personajes que se definen a través de las cuatro "c"?


Por qué no... Veamos cómo Esmeralda (Cuando era puertorriqueña) define a su prima, y cómo sus propias palabras pasan a describirla a ella misma.


... Mami me había dicho que fuera especialmente buena con Gladis, y, cuando la conocí, supe por qué. Era alta, delgada, con color desvaído, ojos negros enormes y aguados y una manera tímida que me dijo que se iba a quedar jamona el resto de su vida.

Si Esmeralda hubiese descrito a su prima solo como "una chica tímida", esta hubiese sido una chica tímida más. Sin embargo, conocer cómo luce y cómo actúa ayuda a que podamos recrearla en nuestra mente y formar una imagen única de su prima Gladis. Y como si esas buenísimas descripciones no fueran suficientes para delinearla, Esmeralda nos regala más información, al predecir el futuro de su prima en la fila de la soltería. Por otro lado, gracias a lo que piensa Esmeralda podemos formar una imagen, no solo del personaje de Gladis, sino de la misma Esmeralda. Sus palabras nos dejan ver su personalidad observadora, analítica e... ¿imprudente?


Esmeralda también se deja conocer a través de lo que le dice a otros personajes. Veamos...


—¿Por qué no me lo dijiste? —no podía contener el sonido de mi voz, la tensión que cerraba mi garganta, haciendo difícil el hablar sin dolor—. ¿Por qué no me puedo ir contigo?...
—Yo te vengo a buscar en cuanto regrese —dijo Mami.
—¿Cuándo?
—En dos semanas.
—Pero, ¿cuándo? ¿Cuál día? —no me importaba si todos pensaban que yo era una malcriada impertinente.

Cómo habla nos deja saber que es de sentimientos profundos, y sugiere que, en efecto, podría considerarse una niña malcriada e impertinente. También insistente.


Así, un personaje sólido tiene toda la pinta de Esmeralda, quien nos echa la mano para que no solo la conozcamos a ella, sino a otros personajes. La complejidad de esta protagonista se deja ver entre las letras claramente, y se desarrolla tan bien, que da la sensación de tenerla al lado. Todo autor debería aspirar a construir personajes tan únicos como el ser humano. Estudiemos a nuestros personajes dejándonos llevar por estas cuatro "c", y trabajemos con ellos hasta que seamos capaces de tocarlos y hacerlos nuestros amigos.



---


¿Quieres leer más sobre personajes?

Ven a esta esta otra cháchara


Personajes chuecos ante la autopublicación


Afuera será sábado, pero desde mi escritorio en el Estudio Editorial es cualquier otro lunes. Hace algunos minutos tenía las narices pegadas en uno de nuestros proyectos, una edición de contenido, pero antes de seguir barriendo y mapeando el manuscrito quise venir a chacharear contigo sobre los personajes chuecos. Ya sabes, esos que no se distinguen los unos de los otros, muy débiles y poco creíbles. Leer más



© 2020