• Teresa

Mujeres editoras: las heroínas del mundo de los libros



Para los amantes de la lectura, entrar a una librería con tablillas repletas de libros provoca las mismas tripas voladoras que cuando reciben un beso de la persona que les gusta. Sin embargo, esas páginas que hacen latir nuestro corazón despavoridamente han recorrido un largo viaje antes de llegar a la vitrina. Es posible que los manuscritos de todos esos libros, antes de estar en nuestras manos, hayan sido aprobados y editados por alguna mujer editora. Según Elena Hevia, a nivel global, las mujeres componen un aproximado del 70% de la fuerza laboral del mundo editorial. Lo que quiere decir, que las mujeres son las principales responsables de que nuestras historias favoritas hayan visto la luz del día.


A continuación, te presento algunas de esas heroínas que han ayudado o ayudan a escritores alrededor del mundo a concebir la mejor versión de sus obras.


Virginia Wolf


Aunque Virginia Woolf destaca principalmente por sus trayectoria como escritora, también fue una editora muy exitosa. Virginia y su pareja, Leonard Woolf, crearon The Hogarth Press en 1917. Originalmente, inició por pura diversión porque a Virginia le encantaba encuadernar. Sin embargo, en sus cinco primeros años de existencia lograron consolidar un sello reconocido y sólido en su gestión editorial.

Virginia fue su propia editora, que, aunque no se recomienda jamás, permite entrever las pocas opciones con las que contaba como autora en aquella época. Entre los libros que publicaron están La tierra baldía, de T. S. Eliot, una obra muy importante para la poesía del siglo XX, y otras de autores como Katherine Mansfield, E.M. Forster y los integrantes del grupo de Bloombsury: Clive Bell, Vita Sackville West, Roger Fry y Keynes. Por si fuera poco, también, tradujeron al inglés la obra completa de Freud, a Rilke y a otros autores rusos.


Tony Morrison


Además de haber sido la primera mujer afroamericana en ganar un Premio Nobel de Literatura, Morrison, desde el 1967 al 1983, también fue la primera mujer editora afroamericana en Random House. Lo que fue una decisión basada en la necesidad de un trabajo, no tardó en convertirse en la vocación de Morrison. Rápidamente, desarrolló un sentido de misión y se interesó por editar libros que coincidían con la situación político-social del momento, entre ellos, la autobiografía de Angela Davis y la de Muhammad Ali.

Una vez adentrada en el mundo editorial comenzó a impulsar proyectos literarios de autores negros y, también, comenzó a gestionar la entrada de personas negras a esa empresa. Sus compañeros de trabajo no se enteraron de que Toni Morrison también escribía, sino hasta que The New York Times reseñó su libro The Bluest Eyes.


Lucía Orsanic


Lucía nació en Buenos Aires, Argentina. Tiene un doctorado en Letras de la Universidad Católica Argentina, donde se desempeñó como docente e investigadora destacada. También, posee un Máster en Estudios Medievales Hispánicos por la Universidad Autónoma de Madrid. Actualmente, reside en Puerto Rico y es profesora en la Facultad Interdisciplinaria de Estudios Humanísticos y Sociales, de la Universidad del Sagrado Corazón, en Santurce. Lucía es cofundadora y editora en Ediciones del Flamboyán.

A Lucía le agrada trabajar con textos rebeldes, que se atrevan a promover otros discursos, que no teman salirse de lo tradicional y que le den otra mirada a la realidad misma. Orsanic está comprometida con irrumpir el canon literario patriarcal a través del lado feminista de la vida. También, sostiene que la industria del libro en Puerto Rico no presta suficiente atención a las librerías ni a las imprentas. Además, que se debe abrir el espacio para la crítica literaria desde la escuela secundaria hasta grados universitarios. La editora ha gestionado libros de autores como Gerardo Lamadrid Castillo, Idalís García-Reyes, Conrado Zepeda Pallares (quien ganó el 1er Premio del Certamen Literario del PEN de Puerto Rico, en el 2020), Ana Nadal Quirós y Joe Agront.


Valeria Bergalli


Valeria Bergalli creció entre Argentina, Italia y Alemania. Desde finales de los años 80 vive en Cataluña. Es antropóloga cultural, traductora y responsable de Minúscula, editorial que fundó en 1999 en Barcelona. Los libros le servían como punto de referencia entre todos sus lugares de procedencia. Su editorial es independiente y desde ahí ha ayudado a dar a conocer obras de autores como Victor Klemperer, Pierre Bergounioux, Varlam Shalámov, Marisa Madieri, Annemarie Schwarzenbach, Anna Maria Ortese, Hans Keilson y Giani Stuparich.


Bergalli asegura que las editoriales independientes se insertan en los resquicios abiertos que dejan otras. También, cree en el proceso lento de circulación de libros, porque, para ella, la avalancha de novedades que reciben las librerías hace que muchos libros pasen desapercibidos y acaben siendo destruidos. Para Valeria, continúa existiendo un grupo fuerte de personas que leen y no caen en las trampas del marketing. Por lo que asegura que es importante trabajar los libros con disciplina y no ponerlo todo en las manos del mercadeo.


Awilda Cáez


Awilda fue cofundadora de la Editorial Pasadizo (Puerto Rico) y por cinco años se desempeñó como editora en jefe. Diseña e imparte talleres de cuentos y es conferenciante de temas relacionados a la edición, corrección y publicación de libros. Para su bachillerato estudió Administración de Empresas en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras y, también, hizo una maestría en Creación Literaria en la Universidad del Sagrado Corazón. Además, se ha educado respecto a la publicación en la Feria del Libro de Londres, Inglaterra y a la narrativa en la Escuela de Escritura Ítaca de Madrid, España.


Su motivación principal para inclinarse a la edición de libros fue notar que era usual que los manuscritos se publicaran con errores, debido a la ausencia de editores en Puerto Rico. Desde ahí comenzó a educarse para convertirse en editora. Le apasiona trabajar con ficción: cuentos y novelas. Actualmente, trabaja como editora independiente y asegura que hacen falta más editores en la Isla e, incluso, muchas más librerías. Awilda Cáez considera vital que se fomente el encuentro entre escritores y lectores para mantener la industria del libro viva.


Sigrid Kraus


Sigrid quería ser editora desde los catorce años. Estudió Historia y Filología Hispánica en Hamburgo (Alemania), estudios que combinó con Administración de Empresa, por si algún día creaba su propio sello editorial. A sus 28 años se unió a trabajar con quien era su esposo en la Editorial Emecé, que se proponía delinear una narrativa de acuerdo con los gustos literarios de ambos editores. Luego, Editorial Emecé se convirtió en Editorial Salamandra.


Kraus es quien publicó el primer tomo de Harry Potter cuando aún no iba tan bien. También, es la responsable de títulos como The Hanmaid’s Tale y The Boy with the Stripes Pajamas. El gran impulso para ser editora fueron sus ganas de pasar la vida leyendo. Su estilo de edición no sigue modas y responde estrictamente a sus gustos. También, asegura que en el mundo de la crítica deberían prevalecer las mujeres porque generaría otro tipo de crítica que trataría más de comprender y menos de buscar errores.


Cristina Pineda


Y para cerrar este humilde listado, Cristina estudió Filología Inglesa en la Universidad Complutense de Madrid y posteriormente estudió Literatura Comparada en Copenhagen. También completó el máster de edición de Santillana en la Universidad de Salamanca. Es fundadora de Twin Brooks Press, constituida tan recientemente como el 3 de diciembre del 2019, con dos sellos editoriales (que seguramente has visto por ahí):

Tres Hermanas y Silona.


Pineda decide ser editora porque, aunque conoce el sacrificio que supone, ama los libros. Su propósito como profesional es hacer sentir al lector como poseedor de un tesoro al tener algún libro que ella haya trabajado. Confía en que las mujeres editoras no tienen la ambición de dominar el mundo editorial, más bien cada una se dedica en cuerpo y alma a lo que cree. Ha sido la primera en publicar el único cuento que escribió Gertrude Stein para niños: El mundo es redondo y, entre algunas de sus publicaciones más resonadas están los diarios de Virginia Woolf y las cartas de Sylvia Plath.


Aunque sería demasiado ambicioso pretender que esta lista reúna a todas las mujeres que participan o han participado en la industria editorial, sirve de punto de partida para reconocer algunos nombres que han incursionado al mundo del libro desde diferentes contextos y van abriendo camino a su paso. También, se confirma que, en su mayoría, las editoras comparten tres grandes características: el respeto hacia el lector, el amor por los libros y la fe ciega de que se puede transformar al mundo con ellos. Por lo que, vale la pena que los lectores comiencen a fijarse, no solo en los autores de sus libros favoritos, sino también en la posible editora que hizo posible su publicación.


¿Y tú, qué editoras quisieras añadir?





Publicación a cargo de Gabriela Alexandra Melendez, asistente editorial de

Las Marías. Fanática de hacer informes literarios carnosos, también es la última cazadora de erratas. Le gusta la literatura caribeña, el café con poca leche y, de todas Las Marías, es la más pachanguera.





---

Amantes de libros y de la pachanga


Si pensamos en una persona que lee libros no la asociamos con multitudes, porque leer suele ser un acto muy individual. Sin embargo, cuando los amantes de los libros decidimos juntarnos a chacharear, botamos la casa por la ventana. Por eso quiero presentarte algunas de las ferias de libros más importantes alrededor del mundo, donde escritores, lectores, editores, traductores, agentes literarios y libreros nos unimos en el amor que le tenemos a la lectura.

Leer más...

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo