• Julia

Libro ilustrado y libro álbum





Estos últimos meses en el Estudio Editorial, Las Marías hemos estado trabajando con libros para niños. Todo el camino, desde la edición hasta la producción y la impresión del libro, ha sido tan precioso, que no se extrañen si un día de estos les decimos que nos dedicaremos solo a estos libros.


En el proceso, además, hemos aprendido muchísimo, entre otras cosas, que hay una leve confusión entre lo que es el libro ilustrado y el libro álbum. Hoy, tacita en mano, voy a escoger dos de mis libros favoritos, para explicarles brevemente cuáles son las diferencias entre ambos. ¿Empezamos?


Libro ilustrado


Es así, "libro ilustrado", como llaman a todos los libros que tienen imágenes. En este tipo de libro, las ilustraciones y el texto no morirán si no se tienen la una a la otra, pero sí se complementan y se agradecen la compañía. El texto es el protagonista, y la imagen un añadido. No es exclusivo para libros infantiles, sino que cualquier libro puede ilustrarse.


Un ejemplo de este tipo de libro son los clásicos ilustrados de Alma Editorial. (Las Marías estamos obsesionadas con esta colección; ¡ya tenemos tres libros y nos faltan algunos... veinte!). Esta colección presenta clásicos como Frankenstein, La Dama de las Camelias, Cumbres borrascosas, Orgullo y prejuicio... y si bien las historias escritas siguen siendo las protagonistas, la edición , ahora ilustrada, es un añadido visual que te hace querer leer rapidito para echar un vistazo a la próxima ilustración.


Además de los clásicos de Alma, otro ejemplo de un libro ilustrado es cualquier libro para niños (usualmente de 6 años en adelante) que contenga mucho texto, y alguna que otra ilustración. Aquí dejo un par de imágenes del clásico de La Dama de las Camelias, para que puedas ver a lo que me refiero cuando hablo de que el texto y la imagen se complementan.




Libro álbum


Y entonces llegamos al libro álbum. Si desconoces lo que es, entonces seguramente lo llamarás, también, un libro ilustrado. Este tipo de libro es muy curioso, puesto que es común que tenga dos autores: quien lo escribe y quien lo ilustra. Aunque también puede ocurrir que quien lo ilustra es quien mismo lo escribe; un dos por uno maravilloso, así como este de Isol, El globo.


Otra curiosidad, que he escuchado por aquí y por allá, es que también es común que el ilustrador no sea, necesariamente, un escritor asiduo, sino un creador de historias visuales muy bueno. Por ejemplo, un ilustrador podría tener una historia en la cabeza, dibujarla y buscar a alguien más para que la transforme en palabras. Una semejanza que tiene con el libro ilustrado, es que el libro álbum no es exclusivos para niños. Cualquier temática puede resultar en este diseño. Por otro lado, la diferencia más importante entre ambos es que en este tipo de libro las palabras y las imágenes tienen igual de protagonismo. Algunos dicen que las ilustraciones son aun más importante, sobre todo si se trata de un libro para niños pequeñitos (menores de 6 años), ya que estos aprecian más las imágenes que el mismo texto.





Entonces, para recapitular, podemos decir que La Dama de las Camelias y El globo son ejemplos de las diferencias entre un libro ilustrado y un libro álbum. Si bien ambos tienen imágenes, estas no asumen el mismo rol en los dos libros, y lo mismo pasa con el texto. Un libro ilustrado podría existir sin las imágenes, mientras que un libro álbum lo necesita, como yo necesito a mi tacita de café, un lunes a las seis de la mañana.



---

Tipos de cubiertas


Muchos escritores que llegan al Estudio Editorial, me dicen: "Quiero que la cubierta de mi libro quede tan guapa como la de Juana Magdalena". Y, en efecto, la cubierta de Juana es una preciosura, pero resulta que es ilustrada, y el autor que tiene pensado autopublicarse solo cuenta con $100 para invertir en la cubierta. Y $100, escritor que me lee, no son suficientes para una cubierta ilustrada. Lee más...



16 vistas

© 2020