La investigación: Necesaria para escribir




Aquí Tere.


Tienes planes de empezar a escribir una obra, literaria o no literaria. ¿Cuál es posiblemente el primer paso que muchos te recomendarán dar primero? Sí, pensaste bien… La investigación.


Para algunos puede ser un tormento, para otros algo divertido; pero para todos… para todos es algo necesario. Nadie se salva de la investigación, cuando de escribir una obra se trata, y he venido por aquí a enumerar algunos puntos imprescindibles para prepararte para lo inevitable.


Organización primero

¿Dónde anotarás todos tus hallazgos durante la investigación? ¿Dónde guardarás esas notas para consultarlas luego? Empecemos por resolver estas preguntas, con algunas de estas opciones:


Libreta, sticky notes…

Si eres más de papel y lápiz, seguramente te agrada la idea de comprar una libreta nueva (si tiene divisiones, mejor) y llenarla de sticky notes. Puedes dividirla ya sea por trama, personajes, capítulos…


Archivos en línea

Si ya estás más adaptada o adaptado a la tecnología actual, entonces Google Drive y Dropbox, pueden ser dos buenísimos aliados. En estos megaespacios que viven en “la nube” puedes crear documentos y archivos.


Programas de escritura

Existen programas como Scrivener o Ulysses, que fueron diseñados para seres humanos que escriben obras literarias y no literarias. Si puedes permitirte esta inversión, entonces ve por el mejor que se ajusta a ti. En estos programas no solo podrás organizar y almacenar tu investigación, sino, de hecho, también puedes utilizarlos para escribir ahí tu obra.


Cualquiera que sea el sistema que escojas, procura que sea uno que te ayude a ti, y solamente a ti. Es decir, si no eres muy tecnológico que digamos, olvídate de que ahora muchos usen Google Drive y Dropbox. Opta por el método tradicional de lápiz y papel y organiza tu investigación ahí.


Investiga, pero no te pases

Luego de que ya tienes dónde organizar tu investigación, detente. Sí… aguarda un momento para que reflexiones sobre qué necesitas investigar y por qué necesitas investigarlo. ¿Por qué de pronto hago esta aclaración? Porque si bien es muy importante buscar información que nos ayude a escribir y a enriquecer nuestra obra, también es importantísimo no abusar de la investigación, ni obsesionarnos con esta. Muchos autores caen en el abismo de la investigación y paralizan la escritura por mucho tiempo, si no para siempre. Haz un listado sobre lo que crees que necesitarás saber indiscutiblemente para la escritura; luego investígalo y ponte a escribir. Por ejemplo: ya sabes que en tu novela la protagonista tendrá que curarse una herida. Si quieres tomar nota sobre cómo sería efectivo desinfectarla, busca algún video, pide una consulta con una enfermera o un enfermero, o lee algún artículo explicativo.


Lo que no sepas, investígalo

Dicho lo anterior, entonces, ahora sí… investiga. Sobre lo que no conozcas y necesitas; sobre lo que tienes curiosidad y puede arrojarte nuevas ideas durante la escritura. Investiga sobre lugares, personas, comidas, mitos, tradiciones, política… ¿Y dónde investigar? Tal vez aquí:


Búsqueda virtual

Videos, libros digitales, noticias, artículos, entrevistas… La virtualidad te ofrece más alternativas que cualquier otro recurso. YouTube, periódicos, revistas, redes sociales… El mundo del Internet te dará acceso a documentales, estudios, entrevistas escritas o grabadas, noticias de eventos pasados, información sobre personas vivas o muertas… El listado es infinito.


Trabajo de campo

Pero también puedes descansar del mundo virtual, e investigar de primera mano. Si necesitas conocer algún procedimiento médico, ¿por qué no ir a visitar a una doctora o un doctor? Tal vez necesitas saber cómo se construyen las casas, y una arquitecta o arquitecto pueda regalarte unos minutos de su tiempo. Tal vez estás escribiendo sobre el jardín botánico de tu ciudad, y puedas ir allá a pasar una tarde y enumerar algunos árboles y flores que forman parte de la naturaleza del lugar. Este tipo de investigación hasta podría sacarte de la rutina y soledad en la que muchas veces nos sumerge este proceso investigativo.


Escribe sobre lo que conoces

Y aunque estés investigando para que todo lo que cuentes suene muy real, no olvides que nada sonará más real que hablar sobre lo que conoces. Estoy segura de que tienes conocimientos, que te han regalado la experiencia, que puedes emplear y te harán sentir más segura y seguro. Piensa en esos olores tan conocidos, en esos lugares que ya has visitado, en las personalidades de esas personas que forman parte de tu vida. Transforma todo esto en imágenes vivas y hazlas partes de tu historia.


Investigar es inevitable y prepararnos para ello podría hacer de la experiencia una muy grata. A modo de resumen, entonces, organízate de antemano, seleccionando las herramientas adecuadas. Luego reflexiona sobre lo que quieres escribir y sobre lo que necesitarás investigar. Luego sal e investiga, y, finalmente, no permitas que esta etapa de investigación acapare todo tu tiempo y espíritu. Ahora, ponte a escribir…



---

La Comunidad:

El mejor amigo del escritor


Se habla mucho sobre el ejercicio de la escritura como uno solitario. Los escritores, casi casi por definición universal, son seres que necesitan estar aislados para poder producir sus obras. Y puede ser que haya un poco de verdad en esta aseveración. Sin embargo, ¿qué pasa cuando el autor se enfrenta al bloqueo del escritor? ¿O cuando quiere opiniones sobre esa “gran escena” que recién acaba de escribir, o, simplemente, cuando publica su obra y luego le toca venderla? Es aquí, claro que sí, cuando le hace falta la bien llamada “Comunidad”. Leer más...

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo