¿Cómo nace un libro? Hablemos sobre producción editorial

Actualizado: 11 abr




El nacimiento de un libro tiene nombre propio, y este es "producción editorial". Como este suele ser un tema bastante confuso para algunas personas, intentaré explicarlo con oraciones cortas y vocabulario simple, así como me hablaba Mamá María cuando no quería que me perdiera ninguna de sus instrucciones.


Llamamos "producción editorial" a las etapas que pasa un manuscrito hasta convertirse en un libro. ¿Y cuáles son? Estas de aquí: la edición y corrección del manuscrito, el diseño del libro y, finalmente, la impresión.


Antes de detallar cada una de estas etapas, es muy importante aclarar que, para que un libro quede guapo y cuidado, todas estas etapas deben estar a cargo de profesionales. Estas personas, maestras en el arte editorial, sabrán cómo cuidar el texto y el diseño del libro. También, sabrán cómo tomar las mejores decisiones a la hora de la impresión.


Ahora bien: para que la cháchara sea menos extensa, y efectiva, me enfocaré en detallar la producción editorial de libros que solo tienen texto. Así, entonces, dejaré a un lado los libros ilustrados o de fotografía, y esos que contienen elementos o información que requieran la intervención de otros profesionales (como, por ejemplo, traductores o transcriptores).


Empecemos.

Edición y corrección del manuscrito


Edición del manuscrito se refiere a lo siguiente: el conjunto de las intervenciones que debe superar el manuscrito antes de tomar el formato de libro. Aquí quiero hacer una breve pausa para recordarles la diferencia entre manuscrito y libro, que detallé con esmero en ESTA otra cháchara.


Dicho lo anterior, la primera intervención que deberá superar un texto es la edición de contenido. Esta es la más compleja de todas las intervenciones, ya que tiene que revisar y mejorar muchos aspectos de la obra. Por ejemplo, si se trata de una novela, la edición de contenido tendrá que estudiar la estructura, la narrativa, los personajes, entre otros. ¿Y cuál es la meta de la edición de contenido? Que todas sus partes conecten y transmitan la información correctamente.


En la edición de contenido no necesariamente se revisa la gramática y la ortografía a profundidad, porque para esto tenemos las otras dos intervenciones que detallaré ahora: la corrección de estilo y la corrección ortotipográfica.


Corrección de estilo


Una vez que la edición de contenido trabaja día y noche para asegurar que el contenido del manuscrito sea efectivo, llega la corrección de estilo. Porque es una pregunta que me hacen siempre, quiero aclarar enseguida que, contrario a su nombre, la corrección de estilo no altera en lo absoluto el estilo del autor. Si se le llama de esta forma es porque revisa el estilo de la obra, y también del autor, para corroborar que sea consistente en todo momento. Se le reserva una corrección exclusiva a estos menesteres, porque la tarea requiere que unos ojos expertos se dediquen únicamente a atrapar ambigüedades, vicios del lenguaje, repeticiones... entre muchos otros.


Algo que también es importantísimo puntualizar es que, cuando se llega a la corrección de estilo es porque el contenido de la obra, es decir, su estructura, su narración, la trama y los personajes, todo eso que ya se trabajó en la edición de contenido, ya están más que establecidos y en su versión final. En la corrección de estilo no deberán atenderse asuntos de orden mayor, como, por ejemplo, añadir nuevos capítulos a la historia o... ¡matar o revivir personajes! Por el bien de un manuscrito, es imperativo que no se proceda con una corrección de estilo si el contenido de la obra no está 100% establecido.

Corrección ortotipográfica

Finalmente, luego de la corrección de estilo llega la corrección ortotipográfica. Esta intervención, que por lo regular es una de las últimas que superará el manuscrito antes de convertirse en libro, va a revisar que todas las decisiones relacionadas a la tipografía, que se tomaron durante la corrección de estilo, se cumplan. Por ejemplo: en la corrección de estilo se decidió que la palabra "mamá" irá en mayúscula cada vez que hace referencia a la madre del protagonista. También se decidió que los extranjerismos no irán en cursiva. Estas decisiones, que son totalmente válidas, siempre y cuando se tomen intencionalmente, deberán revisarse en la corrección ortotipográfica. La persona encargada necesitará, entonces, tener toda esta información a la mano para poder realizar esta revisión efectivamente.

Y, ahora que ya la edición del manuscrito se completó con creces, tras la edición de contenido, la corrección de estilo y la corrección ortotipográfica, la obra está listísima para convertirse en libro.


Pasemos ahora a la segunda etapa, dentro de la producción editorial. Esta se llama el diseño y la maquetación del libro.

Diseño editorial

Pensando en que se diseñará un libro impreso, el diseño y la maquetación se divide en dos: la cubierta y el interior. Las personas encargadas de esta faena también son profesionales que dominan ciertas artes del diseño gráfico, en especial, el diseño editorial. Idealmente, la cubierta (cubierta, contracubierta y lomo) se diseña teniendo en cuenta el contenido de la obra, y se busca que el diseño de afuera y el de adentro de complementen.


Cuando llegamos a esta etapa ya debemos conocer dónde se imprimirá el libro, cuántas páginas tendrá, si el arte de cubierta será un diseño gráfico, una ilustración o más bien será una cubierta tipográfica. Toda esta faena se realiza, por lo regular, entre todo el equipo, compuesto por la persona que escribió el manuscrito, el diseñador gráfico/editorial y la editorial. Y luego de que al fin termina todo este trabajo, podemos decir que el manuscrito dejó de ser un manuscrito y finalmente se transformó en libro.


¡Y vaya fatiga maravillosa!


Pero quisiera pausar aquí para añadir que, en las producciones editoriales responsables, se recomienda una última corrección, llamada "corrección de pruebas". Esta corrección se realiza, por lo regular, en la versión impresa del libro, o en la versión digital (es decir, en el PDF del libro ya maquetado). Con esta corrección podemos atrapar cualquier errata que haya quedado, y también revisar y mejorar deficiencias del diseño editorial, como, por ejemplo, las famosas líneas huérfanas y viudas.


Impresión

Ahora bien, una vez ocurre esa última corrección de control de calidad, ya llegamos al último tramo de la producción editorial. Si el libro está pensado para el formato físico, podemos darle la bienvenida a la imprenta.


Cuando llegamos aquí las emociones afloran, porque el libro está a punto de materializarse. Es decir, si lo pensamos bien, la mayoría de las personas, cuando soñaban con “publicar un libro", con lo que en realidad soñaban era con ver un libro, con su nombre en la cubierta, en la estantería de sus librerías favoritas. Y ese momento se asoma cuando se envían los archivos finales, conocidos también como el arte final, a la imprenta.


Y una vez la imprenta hace su trabajo, y envía los ejemplares, ya sea al autor o a la editorial, podemos decir que ha culminado la producción editorial del libro. Lo que sigue ahora es la distribución, mercadeo y venta, pero para hablar de esto necesitamos más cafecito, así que vamos a dejarlo para otra cháchara.

Como suelo decirle a la Julia, la producción editorial es casi casi un milagro sobrenatural. Eso sí, para que sea un milagro maravilloso, y bien cuidado, es imprescindible contar con los profesionales adecuados, así que te invito a que, si te quedaste con alguna duda, optes por una asesoría editorial antes de dar inicio a este largo camino editorial. AQUÍ puedes reservar una.


¡Hasta la próxima!



---

Derechos de autor: Cómo registrar la obra en el Departamento de Estado


Hoy vengo a resolverles la vida con un tema que se distingue por ser un dolor de cabeza. Sí, hablo de registrar la obra en el Departamento de Estado, para añadirle ese "doble seguro protector" a nuestros derechos de autor. A la oficina nos llaman muchísimo a preguntarnos cómo pueden gestionar el papeleo, así que Las Marías tuvimos una conversación con la licenciada Yomara Román, de The Legal Project, y pudimos resumir en unos simples pasos todo el proceso de registro. Y aquí se los dejamos. Leer más...

34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo