Image by The New York Public Library

Doña Elvira

Colección de no ficción

Doña Elvira soñaba con pilotear aviones de guerra en una época en que las mujeres solo debían criar y hacer la cena.

Pero doña Elvira no se imaginaba cuidándole la vida a nadie, y mucho menos cocinando. A decir verdad, también detestaba las guerras, pero esos jets que cruzaban las nubes de vez en cuando parecían volar muy rápido, y ella lo que más anhelaba era ir por los aires a la velocidad de la luz.

Así que, desafiando los límites de sus posibilidades, y sin pedirle permiso a nadie, se montó en el primer avión que la llevó por el mundo.

Y le gustó tanto, que en el mundo se quedó.

 

En honor a la tía viajera de Las Marías, llamamos Doña Elvira a esta colección editorial. Doña Elvira pone bajo la luz de las estrellas y de la luna palabras que incomodan. Palabras que no piden permiso.